Los Siceratores ya están en el Museo de la Sidra

Siceratores

El nuevo rincón de los Siceratores en el Museo de la Sidra. / NOSTI

El equipamiento alberga una escultura de gran tamaño, obra de Guillermo Lourido, ataviada con la indumentaria de la Cofradía de la Sidra

La Buena Cofradía de los Siceratores de Asturias ya tiene su propio espacio en el Museo de la Sidra, en Nava. En la primera planta, junto al tonel que simboliza el hermanamiento de todas los llagares que participan en el Festival de la Sidra local y enfrente del panel dedicado a los cancios de chigre, se ha colocado la escultura de un escanciador, una obra de gran tamaño realizada en madera por el escultor Guillermo Lourido, afincado desde hace años en el concejo. La figura viste la indumentaria de los cofrades, la capa de lana y terciopelo de algodón de color verde y dorado en representación de la botella, la sidra y la montera marrón de lana.

Asimismo, en la pared puede leerse el juramento en torno a la sidra que asumen todos los siceratores.

El colectivo, que también demanda la señalización del museo en la Autovía A-64, antes de la salida a Nava, ve cumplida así una de sus reivindicaciones.

Rincón para los escanciadores

Pero no es el único. También los escanciadores quieren tener su rincón en el equipamiento naveto. Enrique Tuya, coordinador del concurso oficial, lleva varios años reclamando que el museo incluya un espacio destinado a los campeones. El alcalde de Nava y presidente del patronato de la Fundación de la Sidra, Juan Cañal, adelantó ayer que será el siguiente paso y señaló que «tenemos que buscar la ubicación, pero esperamos tenerlo listo pronto».

Fuente: El Comercio