Museo de la Sidra en Asturias


   El Museo de la sidra se constituyó como una fundación cultural privada con el objetivo de contribuir a la promoción y desarrollo de la cultura, de la ciencia y de la tecnología. Así entre sus objetivos la Fundación promueve la investigación y difusión de todas las técnicas y conocimientos relacionados con la elaboración, conservación, mejora y promoción de la sidra en todas sus variedades; y de todas aquellas otras actividades que partiendo de la manzana y la sidra puedan redundar en beneficio de las personas relacionadas con el cultivo de manzanas y su manipulación para la elaboración de sidras y otros derivados.
    El Museo de la Sidra de Asturias tiene como principal objetivo dar a conocer y promocionar la bebida característica asturiana. El proyecto del Museo de la Sidra se aleja bastante de la idea museística tradicional en la que un Museo se concibe como la exhibición de piezas ordenadas según criterios temáticos o tipológicos.
    Nuestro Museo asume como reto fundamental el de la participación del visitante. Así, mediante un sistema expositivo envolvente pretendemos transmitir toda la información posible con respecto a la producción, consumo e historia de la sidra .
    La visita al Museo está organizada siguiendo el ciclo de la sidra. De esta manera, una manzana es el salvoconducto o ticket de entrada que permite al visitante reproducir los pasos para los que en un lagar o bodega se utilizan 12.000 kilos de manzana. A través de ella, la visita se articula entorno al ciclo de la sidra. A partir de una ilusión óptica, el visitante puede observar los distintos procesos que operan sobre el zumo de manzana hasta convertirse en sidra.
    Por otro lado hay que hablar de la "cultura" que rodea a esta bebida. El consumo de la sidra se realiza fundamentalmente en "chigres" o sidrerías y en el Museo se escenifica uno de esos rincones, utilizando argumentos representativos de la cotidianidad del consumo. También los juegos tradicionales están íntimamente relaccionados con el consumo de sidra, de forma que en el Museo se reproduce una bolera tradicional y el juego de los bolos.
    Del mismo modo el folclore está inevitablemente relacionado con la sidra. Una gaita electrónica sirve de argumento y en ella el visitante puede interpretar sones tradicionales o improvisados.